Crónicas de Avandra

Wenglor: La Ciudad Oráculo

De la Noche Eterna

Wenglor: La ciudad oráculo.
Caravanas comienzan a llegar desde los más alejados rincones de Khorvaire, es la época del Canto del Coro, desde hacía muchos siglos, montones de hombres portando mascaras se reunían en el anfiteatro a representar la Cacería que ocurrió en Rokaryo, cacería que aún es llevada cabo cada tres meses partiendo desde Wenglor. Llegan allí miembros de la Llama de Plata, miembros de la Sangre de Vol, miembros de los Doce, estudiantes de Arcanix, miembros de la Universidad de Morgrave.
Aún existe la maldición…
Wenglor no siempre fue una ciudad obsesionada con la Cacería. Fue alguna vez también una de las más bellas ciudades de Aundair y la plata de sus minas creó las bases del progreso mágico y académico de la que hoy es llamada “La nación de los sabios”, Aundair. Fue la perdición de Rurikid, el primer Deothan de Thaliost que sería asesinado en su boda con su segunda esposa por su propio hijo Helgi ir’Rokar. Sería la ciudad en la que Sora Kell (la madre de las hermanas brujas que hoy gobiernan la nación monstruosa) seria enjuiciada y consumida por el fuego de la Llama Pura, sería allí donde Wrogar moriría en manos de los Guardianes del Bosque. Hoy día los reyes no suelen venir a la ciudad, pues aseguran que está maldita. Tres reyes han muerto en ella: un rey bárbaro, una reina bruja y un rey sabio.
A causa de ello hay cerca de ella un monumento a cada uno de los tres reyes y un cuarto monumento que consiste de niños llorando mientras llevan flores marchitas a una tumba sin nombre, mostrando signos de gran horror, se cree que dicho monumento fue construido durante la época de la purga, pero los estudiosos aún no se ponen de acuerdo en ello, pues algunos aseguran, que de hecho, es el monumento más antiguo de todos, clamando algunos inclusive que es más antiguo que la ciudad misma, lo que hace temblar de miedo a varios académicos de Arcanix.
Los habitantes de la ciudad, sin embargo, no permiten ningún tipo de análisis a las estructuras, pues para ellos dichos monumentos son sagrados, tanto o más que la Capilla de Ordin que aún permanece hoy todavía en pie, siendo uno de los lugares sagrados más importantes para variadas religiones, entre ellas: La Hueste Soberana, La Sangre de Vol y la Llama de Plata. Pues según dice la historia, fueron los eventos acaecidos en esta capilla los que dieron lugar a la maldición que dio origen a los licántropos.
La ciudad se divide en tres distritos y data de mucho antes de la llegada de los hombres a Khorvaire. Habitando en ella varias culturas, desde la época de los demonios, hasta hoy día. El distrito del Coro, el Distrito de la Catedral y el Distrito de los Monumentos.
La ciudad está repleta de símbolos, montones de grabados en estructuras de madera circular que han permanecido intactos con el paso del tiempo, viejas estelas circundan la ciudad.
En dichos grabados la presencia de la naturaleza es visible, siendo frecuente la referencia al que los estudiosos han denominado Árbol del Edén. Un árbol blanco. Generalmente dicho árbol blanco se representa o solo o con la presencia de una especie de Coro alrededor de este.
Entre los perturbados turistas que vuelven de Wenglor, es común escuchar que cuando Mabar (el plano de la noche eterna) está colindante, las voces de los Coristas se elevan en cantos perturbadores que pueden ser escuchados en toda la ciudad, en un lenguaje que aún no parece haber sido identificado.
Estos turistas, hablan de que allí en Wenglor, (que entre varias religiones es llamada “La antigua Jericó”), cuando ocurren estos cantos, la geometría de la ciudad cambia revelando la naturaleza interna de los visitantes, sus más profundos temores. Susurros filosos que se elevan, resonando en las muchas bóvedas de cada capilla de Wenglor. Nada de esto ha podido ser comprobado y aquellos curiosos visitantes hoy se encuentran en los Hospitales de la Llama de Plata en la mayoría de los casos.
Entre las numerosas representaciones artísticas que hay en el arte de Wenglor, hay numerosas referencias a 4 puertas, resguardadas por seres sin rostro. Todas las puertas sin embargo son de iguales características, siendo solamente identificables por extraños símbolos rúnicos que identifican a cada una de estas 4. Los habitantes de Wenglor aseguran que los guardianes sin embargo son miles, cada uno distinto. Siendo curioso el hecho de que en una de ellas sí exista un rostro: el de Wrogar.
Algunos aluden a que el secreto tras la interpretación de este signo fue el verdadero motivo por el cual los Guardianes del Bosque le asesinaron, temiendo que se tratase de un servidor demoniaco o algo similar.
Es también común la representación de la naturaleza en los Manuscritos del Coro que se hallan en la capilla, siendo en estos representados frutos de todas partes de Eberron de una manera tan detallada que asombra a botánicos de todo el mundo.
Pero lo que más llama la atención es la Semana del Canto una semana en Zarantyr, en la que multitud de hombres recorren las calles de la adornada Wenglor, emulando las enseñanzas del Coro. La arquitectura de Wenglor aún sorprende, pues de hecho manifiesta un estilo que sería la inspiración para aquel estilo típico de ciertos pueblos de Aundair en la preguerra: chimeneas, bóvedas, uso de vitrales y rosetones en las capillas, estructuras adornadas con gárgolas. Construcciones monumentales con fachadas adornadas por montones de seres y representaciones de criaturas de Eberron y otras que parecen ser obra de la imaginación de los constructores, grandes vidrieras también son características de Wenglor, estas datan de la época en que Galifar pudo unificar las Cinco Naciones al parecer (lo más extraño de Wenglor no es lo que está visible, sino la ciudad subterránea que yace en su interior) y en ellas se representan las batallas que condujeron a la creación del Imperio.
Cada edificio de Wenglor está repleto de ornamentos, de molduras, de curvas, de columnas, generalmente dichos adornos se presentan en dos tipos: flora y fauna. Algunas de ellas están pintadas en colores tanto pálidos como oscuros.
Algunos estudios han llegado afirmar que la arquitectura de Wenglor es pesada, como si quisiera aplastar a las insignificantes criaturas que en ella se encuentran, como si quisiera someterlos y dar cuenta de su insignificancia, en ellas inclusive las Cátedrales dedicadas a la Llama de Plata o la Hueste Soberana, muestran aspectos distorsionados, oscuros y de alguna forma siniestros: rostros de ángeles haciendo muecas extrañas, el símbolo de la llama siendo representado con una sombra bajo él en algunos estandartes. Este uso típico de representaciones no son comunes en ningún lugar de Eberron, ni siquiera en la época de la Guerra donde el arte se manifestó en estilos que exponían más el dolor o la ironía frente a muchas instituciones de poder, siendo común la representación del infierno como de la muerte invitando a danzar a cardenales, obispos, soldados, entre otros, o de procesiones de flagelantes o personas sin hogar.
La ciudad está repleta de grandes espacios, sus parques y sus plazas son enormes. Aunque la ciudad es famosa por sus minas de plata, nadie revela la ubicación de estas. Sin embargo, hay algo que se ha mantenido en ella desde tiempos incontables: la miseria de los campesinos que la habitan, siendo esta conocida también como la Ciudad de los Mendigos, contrastando esta visión con la rica arquitectura de la ciudad.
Son estos mendigos quienes desde tiempos incontables han organizado la Cacería en Wenglor, pues aseguran que entre ellos viven vampiros y hombres lobo, por eso si los turistas también se encuentran allí terminaran por asesinarlos también sospechando de estos (pues aquellos que no son cazadores en tal día, son considerados presas), no se le permite a nadie la entrada a la ciudad en los días de la Cacería, ni su salida.
La ciudad está repleta de anomalías, hay quienes dicen que en ella se encuentra resguardado un fragmento del Corazón de Lyrandar (una gema que fue según la leyenda dividida en tiempos de Alaric, y que sería la causa de su corrupción).
Sin embargo, el estilo monumental de la ciudad parece tergiversado, la Torre de la Campana, que generalmente es un monumento que debería situarse en una parte alta, se encuentra oculto, en una depresión en medio del distrito de los Monumentos, rodeado de edificios que conforman a su alrededor una especie de caja de resonancia, en la que esta resuena a través de un laberinto tentacular que mana desde ella.
Pabellones adornados son comunes en las alcantarillas de la ciudad, ¿por qué las zonas más sucias de esta, son también aquellas que exhiben las más bellas representaciones artísticas? La respuesta a esto elude a los arquitectos de Khorvaire.
Y entre uno de los fenómenos más curiosos que hay en ella, se encuentra el hecho de que entre más se camina en ella más lejos parece estar todo. Algunos afirman que esto es así dado a que Wenglor es en realidad es una zona manifiesta de la Noche Eterna.
Ejércitos de sombras avanzan en las noches recorriendo la ciudad, inofensivos a los visitantes, pero sin duda perturbadores, encauzados en una cacería a extrañas criaturas de luz que parecen surgir de vez en cuando en la ciudad y alimentándose de la luz hasta extinguirla, al menos de la luz blanca, la roja o azul no parece llamar su atención.
Fuentes y fuentes adornan la ciudad, en ellas ángeles llenan sus ánforas sonriendo de forma macabra e insinuante.
Cerca al Distrito de los Monumentos, es común ver representaciones en alto relieve en los muros del distrito representando a El Guardián como un perro gigante de tres cabezas, que parece advertir a los visitantes.
Pese a ser una ciudad de tantos siglos, todo en ella parece unificarse y amenazar, como la si ciudad estuviese viva, como si fuese una especie de entidad gigantesca e inmortal.
Cientos de chimeneas ardientes en ella la ocultan de la luz, haciendo de sus atardeceres crepúsculos rojizos y anaranjados, pálidos y enfermizos.
Arcos gigantes se encuentran en la ciudad, como si fuesen puerta de entrada a otros puntos, repletos de representaciones de Alaric, los Seis Oscuros y la Hueste soberana.
Sobre ellos enormes recipientes que contienen fuegos azulados los cuales la Llama Pura clama son verdaderamente fuegos que fueron alimentados por la Llama de Plata para resguardar a la ciudad del mal que en ella habita.
Escalones y escalones alrededor de una ciudad con forma laberíntica, como si estuviese hecha para criaturas que no padecen de agotamiento. Innumerables balaustradas, arcos, contrafuertes…
Muchos sabios encuentran atemorizante el hecho de que una de las ciudades más sagradas de todas las religiones de Khorvaire, sea también una de las más perturbadoras.
Las puntas de las torres de la Ciudad se elevan, pero algo en ellas hace parecer como que nunca terminaran por llegar al cielo, como si fuesen cada vez más pequeñas. Las aves en Wenglor tienden a morir, siendo común encontrar en sus calles adoquinadas aves enfermas y moribundas que se retuercen negruzcas asfixiadas por el aire insano de la ciudad mientras serpientes de las alcantarillas salen a alimentarse de estas.
La ciudad pareciera negar la existencia de sus habitantes al mismo tiempo que los preserva en aquellas adornadas pero claustrofóbicas casas que yacen tan pero tan juntas, pese a los mendigos que pueblan la ciudad, esta es una ciudad de excesos, a causa de ello no es raro que se murmure que en ella existe, así como también tantos otros monumentos a distintas religiones, uno dedicado al mismo Asmodeus, a quienes en entre dientes, muchos consideran la verdadera deidad patrona de la ciudad.
Como si su arquitectura revelase un misterio sublime paralelo tanto al mundo natural como antinatural. ¿cuál es el secreto que oculta esta ciudad? No podría decirlo, pero lo más aterrador son aquellos cientos de monumentos que pueden hallarse en el Distrito de los Monumentos, donde montones de estatuas de campesinos, nobles, clérigos y demás parecen elevar sus manos hacia una salvación ausente mientras sus bocas muestran aun estando silenciosas el horror ante lo impronunciable.

- Kester Shirl, profesor de Historia en la Universidad de Morgrave.

wenglor.jpg

https://www.youtube.com/watch?v=o0l68RgNzKM

Comments

ElDemiurgo

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.